Con el objetivo de interiorizarse sobre las medidas de seguridad de los oleoductos que maneja Sonacol, los dirigentes y vecinos de ambas comunas llegaron hasta las dependencias de la compañía. El recorrido comenzó en el Despacho Central, equipados con software especializados y sistemas de telecomando que monitorean cada aspecto del funcionamiento de las líneas durante las 24 horas, los 365 días del año.

Desde esta sala se realiza el control de todas las operaciones que desarrolla Sonacol en sus 465 kilómetros de red de oleoductos.

Posteriormente, los vecinos visitaron las instalaciones del Terminal Maipú, recinto fundamental para el abastecimiento de la región Metropolitana, donde se reciben todos los productos transportados que son entregados a las compañías distribuidoras y que constituyen el corazón de la logística energética de la capital desde hace décadas. En el lugar opera además una central de monitoreo propia, que respalda la labor del Despacho Central.

Los vecinos que participaron en la actividad calificaron positivamente su experiencia: “Fue una visita muy completa, clara y educativa. Pude ver que hay mucha tecnología para prevenir accidentes o detectarlos a tiempo”, señaló Marcela Ducaud, presidenta del Comité de Allegados de Villa Couso de Pudahuel.

Asimismo, María Angélica Conejeros, vecina de la comuna de Pudahuel, describió esta instancia como una oportunidad para aprender. “Antes de venir, me daba miedo la palabra oleoducto, pero la tecnología y las bases de trabajo realmente son impactantes, dan mucha seguridad. Fue muy bueno estar ahí y verlo con mis propios ojos”.